Avanza programa de frutales

Trabajadores del vivero en plena faena productivaSignificativos avances contempla este año la siembra de frutales en la Isla de la Juventud como parte de un programa que se extenderá hasta el 2020 con más 2 000 hectáreas de cítricos, guayaba, mango y otras variedades, incluida la cereza.

El plan que se extiende hasta el 2020 en Isla de la Juventud, contempla plantaciones de cítricos, guayaba, mango y otras variedades en más dos mil hectáreas

Trabajadores del vivero en plena faena productiva

Fotos: Gerardo Mayet Cruz

Significativos avances contempla este año la siembra de frutales en la Isla de la Juventud como parte de un programa que se extenderá hasta el 2020 con más 2 000 hectáreas de cítricos, guayaba, mango y otras variedades, incluida la cereza.

Según Camilo Cómpany Azcuy, director general de la empresa agroindustrial frutícola Jesús Montané Oropesa en este Municipio, en la presente etapa tendrá prioridad el mango, la guayaba y la piña; lo cual garantizará el proceso de fabricación de pulpas, mermeladas y dulces destinados a la población.

El ingeniero agrónomo Francisco Díaz Navarro muestra una de las posturas de alta calidad que se obtienen en el viveroExplicó que en el caso de la piña se fomentan su siembra en gran escala, dada su resistencia a los fuertes vientos, teniendo en cuenta la incidencia de los huracanes en esta parte del territorio nacional.

El dirigente empresarial destacó entre las principales acciones para alcanzar tales resultados, el fomento de un vivero capaz de producir la demanda territorial.

Puntualizó, también, que el fomento de la toronja, la naranja y la lima persa, frutas emblemáticas de este ultramarino territorio, cuenta con una base sólida para su desarrollo, a partir de prevalecer una vasta experiencia profesional y los recursos que garantizan patrones y yemas de primerísima calidad y con las exigencias actuales en el mercado internacional.

Actualmente se acomete la preparación de tierras para comenzar las siembras con el inicio de la primavera en  una extensión superior a las 222 hectáreas, de ellas 50 de lima persa, que marcará la recuperación citrícola pinera.

El empleo de casas de cultivos garantizan simientes libres de enfermedades

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}