Así son nuestros jóvenes…

El profesor Roelis en labores de desinfección, junto a Yuliannys. Foto: Yesmani Vega Ávalos

Eso leí en el perfil de Facebook de una amiga, mientras acompañaba la frase con imágenes de jóvenes en la zona roja del humanismo; allí donde, parafraseando a Martí, mejor que ser príncipes, es ser útiles como lo es Maday Hernández Terrero.

Maday con su aporte retribuyó las atenciones que antes tuvieron con ella y su familia.
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Más de diez días estuvo el barrio del Polígono rodeado de aquella cinta que separa la vida del peligro, un paso en falso y el contagio por la covid-19 es inminente. Maday, quien recién inició estudios superiores, fue uno de los colegiales universitarios sumados a llevar a esos lugares solidaridad y esperanza.

“Curso el primer año de la carrera de Derecho y me incorporé de forma voluntaria –comentó Maday–; en tanto cumplo con una de las tareas de impacto a las cuales ha llamado el Ministerio de Educación Superior”.

Pero esta muchacha más que aportar retribuye el gesto que antes tuvieron con ella, pues “cuando la pandemia llegó a la Isla estuve aislada en dos ocasiones donde vivo en el Reparto 26 de Julio, por ser viajera, y nos dieron muy buen trato.

“Ahora mi mamá y hermana han ido entendiendo mi decisión; aunque tienen miedo, hoy sienten orgullo por mi labor. Asimismo conozco los riesgos, poro cumplo con las medidas de protección establecidas: el uso obligatorio del nasobuco, el traje permanente, la desinfección de manos y zapatos…”.

De igual forma contribuyeron a hacer más llevadero el aislamiento en esa área otro grupo de estudiantes y docentes; entre ellos los profesores Roelis Castillo Mestre, jefe del Departamento de Desarrollo Local, activo allí para labores de desinfección, y Yuliannys Jiménez Espinosa, al frente de ese equipo de valientes.

“Desde el primer día estuve aquí –dijo Yuliannys, profesora de la Facultad de Ciencias Pedagógicas– ya traía como experiencia el trabajo realizado el pasado año en Abel Santamaría, donde permanecimos más tiempo. En lo básico realizamos el mismo encargo, de mensajeros; de esa manera les hacemos llegar los suministros para el correspondiente período de aislamiento.

“Teníamos 58 núcleos integrados por niños, embarazadas, ancianos, personas con discapacidad, a quienes tratamos de satisfacer sus más primordiales necesidades, dígase bodega, farmacia, el gas…, aquí estuvimos para atenderlos.

“No éramos muchos, los alumnos participaron de manera voluntaria, pero nos organizamos para las jornadas que inician a las 8:30 a.m. hasta las 12:00 del mediodía y nos reincorporábamos a la 1:30 p.m. hasta las 5:30 p.m.; el puesto de mando se mantiene hasta las seis o siete de la noche”.

Mas, en casa, también esperan cada día a esta joven profesora que aún no es madre, pero es tía de un pequeño y nuera de una mujer vulnerable dadas sus condiciones de salud.

“Vivo con mi esposo, mis suegros, mi cuñada y su niño, de ellos mi suegra es diabética e hipertensa; por eso mis cuidados aquí y cuando llego a casa son extremos”.

Cada quien con su responsabilidad contribuyó durante casi dos semanas al pertinente aislamiento para evitar la propagación del coronavirus en esa demarcación en cuarentena, a conciencia de que, como dijera Roelis, “este pequeño aporte es importante para ganar la batalla en el territorio”.

A la zona roja del humanismo se han incorporado en la Isla los jóvenes.
Foto: Yesmani Vega Ávalos

Bajo el sol intenso, las nubes o una pertinaz llovizna estuvo este equipo durante cerca de 15 días en un duelo contra esta pandemia porque –al decir de Diana en su perfil– “así es nuestra juventud, ejemplo de humildad, altruismo y dispuesta al llamado de la Revolución, siempre responden desde el lugar donde la Patria os contempla orgullosa”.

COVID-19 Isla de la Juventud Educación Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *