Arrancar con estabilidad la recuperación del balneario

Un chequeo a pie de obra se realiza cada miércoles en la mañana para impulsar el rescate del balneario de aguas curativas Santa Rita, razón económica por la cual se estableciera el poblado La Fe a partir de 1853.

Esta fuente de salud, con sostenida credibilidad desde los ancestros aborígenes, a mediados del siglo pasado disponía de una capacidad de alojamiento superior a los 350 cuartos y habitaciones diarias, aeropuerto propio para traer enfermos y el proyecto de construir otros diez hoteles que se sumarían a los tres existentes.

“Trabajamos para iniciar una reconstrucción que avance de forma estable”, aseveró Danay Vega . Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

Danay Vega Andarcio, coordinadora de objetivos y programas del Consejo de la Administración Municipal, tiene a su cargo organizar el trabajo de las diferentes empresas y entidades que permitan la recuperación de tan importante objetivo económico social.

“Estamos en la etapa inicial –informó la directiva–, a partir de un grupo de indicaciones dadas por la dirección del país tras la visita gubernamental al territorio, nos corresponde adecuarlo todo para en el más breve plazo recuperar lo que en su momento fue el balneario de aguas mineromedicinales”.

Una parte de este, en el edificio de dos plantas donde radicó el Instituto de Fisioterapia, ya presta servicios como Sala de Rehabilitación adscrita al policlínico Orestes Falls Oñate, de esa localidad. Resta la recuperación de la antigua casa de baños y la piscina que completaban el conjunto en el momento de su mayor esplendor.

“Trabajamos para iniciar una reconstrucción que avance de forma estable –agregó–, con al menos el 40 por ciento de los materiales a pie de obra en la arrancada; ya firmamos los contratos con los proveedores y ejecutores encargados de acometer esta inversión”.

Las aguas remansadas de la presa Santa Fe son, en la actualidad, el mayor impedimento para avanzar más rápido –según la coordinadora de objetivos y programas– y no puede esperarse un cambio hasta que concluya la temporada de lluvias, por lo cual se progresará en aquellas tareas que no confronten tal impedimento.

“La piscina grande está entre estas –concluyó– y quedará equipada con tecnología moderna, ajustada a los requerimientos actuales de explotación y seguridad para este tipo de instalación. Un detalle importante hará más económico su funcionamiento: tener un solo recambio de agua cada 45 días; ello garantiza el doble propósito de rehabilitar a pacientes y recrear al resto de la población”.

Isla de la Juventud

One Reply to “Arrancar con estabilidad la recuperación del balneario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *