Ariel y sus conejos en La Reforma

El poblado La Reforma está llamado a ser el primero del territorio completamente autosustentable en carnes, viandas y hortalizas, para lo cual recibe todo el apoyo material y técnico posibles, con el objetivo de lograr tal despegue en el menor tiempo.

Ariel prefiere el pardo cubano, logro genético nacional. Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelos

Dentro de esta estrategia, el incremento en la cría de conejos debe resultar primordial; esta especie garantiza carne de la mejor calidad a base de recursos que no escasean: las hierbas y plantas proteicas.

El profesor Ariel Ávila Arias, residente en dicha localidad, acumula una experiencia cercana a los 15 años en la cunicultura y se halla enfrascado en involucrar al mayor número de productores, abasteciéndolos con los animales necesarios para sus conejeras.

“Llegué a tener 180 animales –recuerda–, la mayoría reproductoras, y créame ¡hay que moverse para buscar comida a tanta “gente”!

Las jaulas de Ariel son confortables, con nidos de plástico y tetinas de goteo para el agua, de producción industrial. ¿Dónde las consiguió?

“Aquí hubo un proyecto de la Asociación Cubana de Producción Animal y me integré a él. Recibí las jaulas españolas, un molino eléctrico para elaborar piensos, un vagón y la malla peerless para cercar. Integrarse a un proyecto tiene su encanto”.

Ariel se inserta ahora con el de ganado menor. “Un proyecto para la cría de conejos y otros animales de pequeña alzada. Tengo por esa vía hasta una hectárea, me da más posibilidades de criar, de sembrar comida, plantas forrajeras y ahí la garantía. No es bueno darle al conejo lo que aparezca, demanda dieta variada o de lo contrario rechaza el alimento.

“Estoy reproduciendo lo más posible porque mi objetivo es lograr gazapos para los demás criadores, la mayoría se inicia ahora. Hay personas que me compran un gazapo o dos, pero hay otras más interesadas y les faltan los pies de cría. Ya hay dos que me siguen los pasos y tienen buena cantidad de conejos. No estoy solo en la batalla”.

Al esfuerzo de Ariel y sus vecinos punteros se suma el nuevo Centro de Reproducción Cunícola Municipal que, como ellos en La Reforma, facilitará los gazapos y sementales a los interesados en esta crianza, la más productiva de todas, si de cárnicos se trata.

Esta alternativa es tan oportuna en estos momentos como lo fuera en la antigua Unión Soviética, donde el Estado impuso la cría de conejos como prioridad y salvó al país de la hambruna tras la Segunda Guerra Mundial. Varias ciudades de la actual Rusia conservan los monumentos que levantaran en honor y agradecimiento a… los conejos.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *