Arden bosques e indolencia

Para enfrentar el período crítico de la Campaña de Protección Contra Incendio Forestal, que en la Isla se agudiza en marzo y abril a partir de las condiciones meteorológicas imperantes, constituyen bases fundamentales la necesidad de trabajar juntos, elevar la capacidad de respuesta y percepción de riesgo, fortalecer la vigilancia en todas las áreas en especial las de mayor vulnerabilidad y sobre todo incrementar la exigencia, control y responsabilidad.

Temperaturas entre los 25 y 28°C, escasez de precipitaciones, fortaleza de los vientos, sobre todo del nordeste, además de la presencia de material sólido combustible en óptimas condiciones para arder en los bosques se combina con las negligencias surgidas a partir del actuar indolente de las personas para provocar los tan lamentados siniestros.

De ahí que igualmente urge revisar y revitalizar los planes en cada una de las entidades y tenentes de patrimonio forestal, reanimar la elaboración de trochas corta fuegos, perfeccionar las vías de comunicación para informar con prontitud las indisciplinas y ocurrencia de incendios, y redoblar la vigilancia en todas las zonas de la geografía pinera.

Según el Cuerpo de Guardabosques del territorio, desde noviembre de 2016 comenzó la preparación de la campaña con un grupo de acciones encaminadas a dejar todo listo para enfrentar este tipo de eventos.

Entre ellos se revisaron los planes en los cuales debe aparecer especificado de manera correcta, todos los recursos forestales, medios, herramientas y vías de comunicación con que cuentan los tenentes para combatir eventualidades, así como las fuerzas capacitadas teniendo en cuenta que son precisamente ellos los primeros que deben detectar incidentes de esta magnitud.

Como parte de este proceso el Cuerpo de Guardabosques del territorio visita cada uno de los sitios para evaluar que se cumplan con los requisitos técnicos. Revisan los caminos para comprobar su accesibilidad, a la vez que los choferes transitan por esos propios terrenos para familiarizarse con ellos.

Preparar a las brigadas profesionales y de los tenentes, contratar las fuerzas eventuales y determinar la prioridad de los bosques por su edad, composición e importancia económica, también forman parte de los ejercicios de preparación para la etapa que concluye el 31 de mayo.

A pesar de todo ello, persiste la falta de conciencia, combatividad e irresponsabilidad de algunos actores que no clasifican esta cuestión como importante y muchas veces hacen caso omiso a las orientaciones, exigencias y circunstancias.

Otros, por su parte, destacan por su morosidad a la hora de ejecutar las acciones, lo que los obliga a desarrollar los trabajos justo a la par de las situaciones adversas.

Sobresalen como las causas más recurrentes, las relacionadas con la negligencia del hombre: la circulación de vehículos no establecidos en periodos críticos en zonas no autorizadas, uso de fogatas de forma  ilegal, accionar de cazadores y pescadores furtivos, y malos procederes en la quema de potreros para mejorar los pastos y combatir plagas.

Se impone por ello un llamado de alerta a la población, convocar a las masas con el propósito de generar un movimiento popular para velar por la salvaguarda de las áreas proclives a incendios, sobre todo en las comunidades aledañas a los bosques. Que cada quien sienta como suyo las afectaciones económicas y ecológicas que se producen.

Las fuerzas vinculadas a la vigilancia y enfrentamiento han incrementado los patrullajes, asimismo ocurre con los medios para dar respuesta rápida. Se han aplicado multas a infractores sorprendidos y a dueños que no actualizaron el plan contra incendio de su área.

Continuará la labor de persuasión, pero de nada servirá si no se gana en conciencia, sentido de pertenencia y responsabilidad. Aunar esfuerzos entre todos y la indolencia dejará de arder.

 

 

Opinion
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *