Aquel ¡Patria o Muerte! frente al sabotaje

Tal y como el refrendar la nueva Carta Magna, este 24 de febrero de 2019, unió más al pueblo cubano a su Revolución, sucedió con la voladura del vapor francés La Coubre que acrecentó la disposición de las masas de defender sus conquistas y germinó la convicción de ¡Patria o Muerte!

Ese viernes, cuatro de marzo de 1960, arribó al puerto de La Habana el buque mercante y cuando se manipulaba el cargamento de armas y municiones de origen belga adquirido para la salvaguardia de la Patria, hubo un estallido inicial –debido a la agresión perpetrada por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos–; sonó la sirena y la población corrió a prestar los primeros auxilios a los heridos.

Luego ocurrió una segunda detonación peor que la anterior porque causa la mayor cantidad de víctimas, pues decenas de militares, dirigentes y trabajadores también ofrecían su ayuda solidaria.

Resultó escalofriante el panorama; humo y llamaradas salían de la popa del carguero convertida en amasijo de retorcidos hierros, por otro lado cuatro hombres cargaban el cuerpo mutilado de una de las víctimas, el suelo se cubrió de brazos, piernas…y sangre.

Fidel tan pronto supo de la explosión acudió al lugar con otros oficiales y se sumó al rescate y salvamento.

Perdieron la vida 101 cubanos y seis tripulantes franceses; 400 resultaron heridos y fue indeterminada la cifra de desaparecidos.

El monstruoso acto terrorista indignó al pueblo que respaldó a Fidel cuando pronunció por primera vez la consigna ¡Patria o Muerte!, al despedir el duelo de las víctimas ante la multitud en la capitalina esquina de las calles 23 y 12, el cinco de marzo de 1960.

Al cabo de 59 años de la voladura del navío francés sigue siendo igual la respuesta de los cubanos de enfrentar al precio que sea necesario cualquier zarpazo enemigo y luchar por la soberanía.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *