Aprenden trabajadores del Turismo lenguaje de señas

Foto: Yoandris Delgado Matos

La joven Meilin Mestre Oropesa ha descubierto un mundo nuevo; parece niña pequeña cuando se le escucha hablar, toda emocionada, de su experiencia en el primer curso de lenguaje de señas impartido para trabajadores del Turismo por profesores sordos, del cual se efectuó la graduación este 21 de julio en la sede de las tres asociaciones de personas con discapacidad auditiva, físico motora y visual.

Foto: Yoandris Delgado Matos

“Ha sido increíble porque no tenemos la cultura y preparación para comunicarnos con estos discapacitados. Es maravilloso como aprendes y el poder ver su desarrollo como profesionales y la manera en que logran insertarse en la sociedad. Luego de concluir el curso nos dimos cuenta de que somos nosotros quienes debemos adentrarnos en su mundo.

“Ahora sé cuán difícil puede ser para ellos no poderse comunicar, que nadie te sepa guiar o ayudar en lo que necesitas; es como el extranjero visitante que no encuentra quién hable su idioma”.

Unos 20 trabajadores del hotel Rancho del Tesoro, el Centro de Capacitación para el Turismo aquí y ahora algunos de El Colony en el grupo que recién comenzó conocen el lenguaje de señas, gracias a esta iniciativa de las tres asociaciones y la Delegación Territorial del Mintur en pos de desarrollar el Turismo Accesible en el territorio y con vista al I Evento Internacional Dis-Sub 2020 para personas con discapacidad, en diciembre.

“El curso tuvo aproximadamente un mes de duración, con cuatro frecuencias a la semana en el horario de las mañanas. Conformamos dos grupos de diez estudiantes cada uno y dos instructores de lengua de seña que son profesores sordos. Empezamos con otro por estos días y en septiembre debemos reiniciar”, explicó Bárbara Rodríguez Giralt, presidenta de la Asociación Nacional de Sordos de Cuba aquí.

La superación de los colectivos laborales de ese importante sector de la economía cubana en temas relacionados con las personas con discapacidad tiene también como objetivo una mayor inserción social, ampliar y modificar los productos turísticos de la Isla para que puedan ser disfrutados por este segmento de la población.

El curso contribuye entonces a que las instalaciones pineras estén en mejores condiciones para asumir a estos visitantes y ha hecho posible el nacimiento de lazos de amistad como los establecidos por Meilin, pues al decir de ella: “En lo personal ha sido muy gratificante poder compartir e interactuar con ellos. Espero que el resto de mis compañeros incorporen a su superación el lenguaje de señas que nos acerca a personas maravillosas”.

Educación Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez Ponce de León
Yojamna Sánchez Ponce de León

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *