Aportes y desafíos de la producción de alimentos

El Consejo de Defensa en la Isla de la Juventud constata durante recorrido cuánto se hace y falta en función de mayores entregas al pueblo

Cuánto se hace y puede obtenerse a partir de las materias primas existentes, las gestiones e iniciativas administrativas y el empeño de los trabajadores en aras de ofertarle más alimentos al pueblo, constató el Consejo de Defensa Municipal (CDM) durante un recorrido por centros productivos y de elaboración.

Muchas más elaboraciones pueden salir de los centros de elaboración. Foto: Karelia Álvarez Rosell

La Cocina Central no solo asegura almuerzos sino también aporta croquetas y variedades de dulces. Foto: Karelia Álvarez Rosell

Resultó alentador apreciar cuánto esfuerzo emana la reducida fuerza que labora en estos tiempos de COVID-19 en la Cocina Central, de donde salen cada día más de 1 300 almuerzos para los beneficiados con el Sistema de Atención a la Familia, puestos de mando de las zonas en cuarentena, entre otros.

A lo anterior se suman las alternativas para asegurar los condimentos a fin de mejorar las elaboraciones, además de las siete toneladas al mes de croquetas, y en cuanto a la repostería  Francisco Jesús Samón, administrador, comentó acerca de las torticas, pie de frutas, cake sin y con cobertura de chocolate y gaceñigas.

Durante el paso de la comitiva, encabezada por Zunilda García Garcés y Liván Fuentes Álvarez, presidenta y vicepresidente del CDM, por la empresa PescaIsla conocieron de la provechosa captura del pargo, especie que desde hace cerca de seis años no tenía una buena manifestación.

Diomara Rodríguez Romero, directora de la entidad, significó la elevada aparición, la cual no solo por constituir un importante rubro exportable sino por dar la posibilidad de suministrar tan gustada variedad a familias que hoy permanecen en cuarentena.

Se refirió a la distribución de unas 6,8 toneladas de conformado a la población a través de la red de pescaderitos; al tiempo que expuso la escasa manifestación de la claria, situación que no solo limita la entrega sino también la obtención de otras producciones.

Empeño en Bebidas y Refrescos por asegurar el refresco coral para los niños. Foto: Karelia Álvarez Rosell

Por la industria de bebidas y refrescos en Nueva Gerona los directivos pudieron dialogar con obreros y conocer acerca de las 7  950 bolsas producidas cada día de refresco coral y la garantía en estos tiempos de pandemia de cuatro bolsitas al mes para los pequeños de cero a 13 años de edad, además de los organismos priorizados.

Antonio Rivero Orta, director de la UEB, habló de los 49000 litros de refresco concentrado o sirope de diferentes sabores, que les ha dado la posibilidad de asegurar la entrega de un litro y medio del producto embotellado desde la industria local a cada núcleo familiar.

Resultó alentador saber en la Empresa Cárnica del cumplimiento de la entrega de los productos de la canasta básica, al igual que del reajuste de los horarios laborales en pos del ahorro energético, sobre todo en los horarios pico; ello hace que en estos momentos las faenas comiencen a las tres y media de la mañana.

Juan Manuel Escalona, director de la empresa, informó sobre el aumento de los surtidos a las Tiendas Recaudadoras de Divisa, de las alternativas para emplear la tripa natural para las morcillas y el rescate de la producción de croquetas conformadas.

Un reducido grupo de trabajadores produce galletas en tiempos de pandemia. Foto: Karelia Álvarez Rosell

La fábrica de galletas fue otro de los centros visitados, donde su colectivo reajustó su plan de producción para garantizar un paquete para los 28 000 núcleos familiares existentes en la localidad. Asimismo el recorrido se extendió al centro de elaboración del poblado La Fe, el cual labora con 7 trabajadores, produce según la demanda de las unidades del Comercio y la Gastronomía, pero además cubre con sus elaboraciones alimenticias a las comunidades adyacentes.

Los miembros del CDM en cada lugar visitado se interesaron por el comportamiento de las materias primas, su empleo, las condiciones laborales de los trabajadores y su estado de salud; así como los sistemas de pago.

Consideraron de manera general que los centros de elaboración del territorio están subutilizados y al respecto vale mencionar al perteneciente al Comercio y la Gastronomía ubicado en calle 35, entre 30 y 28, donde los niveles productivos todavía son bajos y desaprovechan las posibilidades que hoy brinda la Resolución 99, que posibilita la compra por autogestión de productos alimenticios frescos a personas naturales o jurídicas en aras del incremento de las ofertas.

Los directivos hicieron un llamado en cada entidad a producir con eficiencia, evaluando cualquier problemática con soluciones que aporten calidad, desarrollo local y beneficien al pueblo.

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *