Ana Betancourt conquista plenos derechos femeninos

Su nombre encarna a la dama inteligente, de coraje y llena de gracia. Muy bien demuestra Ana Betancourt, la insigne patriota camagüeyana de familia acaudalada, su arrojo cuando adelantándose a su siglo solicita la emancipación femenina.

“Ciudadanos: la mujer, en el rincón oscuro y tranquilo del hogar, esperaba paciente y resignada esta hora hermosa en que una revolución nueva rompe su yugo y le desata las alas.
“Ciudadanos: aquí todo era esclavo: la cuna, el color y el sexo. Vosotros queréis destruir la esclavitud de la cuna peleando hasta morir. Habéis destruido la esclavitud del color emancipando al siervo. ¡Llegó el momento de libertar a la mujer!”.

Pronuncia su proclama al calor de la Primera  Asamblea Constituyente de la naciente República en Armas, que acontece en Guáimaro, Puerto Príncipe, entre el diez y el 12 de abril de 1869, donde los delegados firman  la primera carta magna mambisa, aprueban la enseña nacional, eligen a Carlos Manuel de Céspedes presidente y logran la unidad del movimiento revolucionario.

Casada con el hacendado Ignacio Mora de la Pera ambos hacen suya la causa independentista, comparten los rigores de la guerra en la manigua y en julio de 1871 una tropa enemiga los sorprende y ella  consigue que su esposo huya, pero  cae prisionera en manos de los colonialistas, quienes le exigen que escriba a Ignacio pidiéndole la rendición. La respuesta fue tajante: “Prefiero ser la viuda de un hombre de honor a ser la esposa de uno sin dignidad y mancillado.”

Bajo una ceiba, a la intemperie, en la sabana de Jobabo, la mantienen tres meses como carnada para atraer al coronel Mora.  Logra deshacerse de sus captores, llega a La Habana y después vive en México, Nueva York y Jamaica, donde en noviembre de 1875 conoce la noticia del fusilamiento de su marido.

El siete de febrero de 1901 fallece en Madrid, España y sus restos los traen a La Habana por gestiones de Celia Sánchez Manduley, luego los trasladan a Guáimaro, donde reposan en un mausoleo erigido a su memoria en la ciudad camagüeyana.

Vilma Espín Guillois, continuadora de ese legado, refiere: “Con palabras vibrantes y bellas, Ana Betancourt plantea hace un siglo que se desataran las alas de la mujer para que pudiera participar en todo. Por suerte, esas palabras quedaron para la historia y nosotras en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) las hemos utilizado muchas veces”.

En honor de la excepcional mambisa crean la Orden al Mérito Ana Betancourt para reconocer a las mujeres que contribuyen de forma destacada en la defensa de los valores femeninos, revolucionarios, internacionalistas o laborales.

Ella sirve de referente a las Escuelas Ana Betancourt, proyecto de la FMC al comienzo de la Revolución, el cual trajo a la capital a

14 000 jóvenes campesinas de las Sierras Maestra, Cristal y Escambray para enseñarles el oficio de corte y costura y garantizarles su presente y futuro. Final del formulario

 

 

 

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *