Alianza Red de medioambiente y Universidad

Foto: Víctor Piñero Ferrat

La vida en la Tierra se torna cada vez más compleja por el quehacer del hombre; pero si preocupante es la acción, mucho más es la inacción.

Para nadie es un secreto que nuestro planeta atraviesa una intensa crisis plagada de cambios climáticos, pérdida de ecosistemas y deterioro progresivo y sostenido de sus recursos y ante esto nos toca dejar de ser lectores pasivos para reclamar, denunciar, trabajar, escribir y reconocer toda gestión que vaya en pro de garantizar una vida sostenible .

Por ello el nodo Occidente del Taller de la Red de Medio Ambiente del Ministerio de Educación Superior (REDMA/MES) escogió esta vez como lugar de reunión a la Isla para durante dos jornadas socializar las experiencias y resultados obtenidos en el trabajo de las casas de altos estudios y entidades de ciencia y técnica adscritas al MES en pos de un mejor empleo del conocimiento en el cuidado al entorno.

Con la participación de representantes de la universidad Jesús Montané Oropesa y las de La Habana, Pinar del río, Artemisa, la de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona, el instituto Superior de Diseño Industrial y el Centro de Sanidad Agropecuaria, este espacio urgió a prestar más atención a los beneficios que las investigaciones desarrolladas en las aulas pueden traer para un mejor manejo de los procesos ambientales.

Según la doctora en Ciencias y coordinadora de provinciaTania Merino Gómez, la Red de medio ambiente es de reciente creación en la Universidad de La Habana y surge para aprovechar las capacidades institucionales y científicas con un enfoque más integrador que busque una mayor interdisciplina, indispensable para responder a los reclamos de la sociedad, empeño en que la Educación Superior tiene una importante función.

“Su misión es constituir un espacio de reflexión e intercambio, colaboración y debate para propiciar una cultura ambiental en la universidad y fuera de ella; también tener un protagonismo en las acciones de investigación científica y educación ambiental.

“En la Isla es muy notable el trabajo que la REDMA/MES viene desarrollando, las ciencias universitarias del territorio tienen definidas las áreas de impacto en su propio accionar, las cuales  están asociadas al desarrollo local y constituyen un elemento importante, una experiencia valiosa a sistematizar.”

Los principales problemas medioambientales a los que el Municipio se enfrenta en la actualidad son la contaminación, la degradación  de los suelos, la pérdida de la diversidad biológica, el impacto del cambio climático, los incendios forestales y el deterioro de las condiciones higiénico sanitarias en los asentamientos poblacionales como diera a conocer el delegado del Citma aquí, el doctor Fidel Vera Bueno, y sobre estos se implementan los proyectos realizados de conjunto entre los centros educacionales y las instituciones.

Un ejemplo de cuánto puede fortalecer el desempeño empresarial en las gestiones ambientales lo expusieron los directivos de la Delegación Territorial de Etecsa, quienes aplican en su estrategia ambiental elementos adquiridos en diversos cursos de posgrado e investigaciones procuradas por la universidad y que redundan en mejores producciones, servicios y calidad de vida de la región.

“Como explicaron los especialistas del Municipio, los resultados de la ciencia se han ido implementando en diferentes áreas que van desde la producción de alimentos y la creación de redes de productores agropecuarios hasta proyecciones y análisis de impacto de la crisis hidrológica, asuntos de gran importancia”, precisó Tania Merino.

En el encuentro trascendieron, además, de la presentación de informes por las universidades, en las que cada uno de los participantes evaluó el trabajo de esta actividad en el año y se identificaron los avances y problemas, la intención de concretar más espacios de intercambio en los que se establezcan lazos de integración científica entre las academias participantes.

Hasta el momento en el territorio son varios los centros laborales que se suman a proyectos como este, donde el trabajo sistemático y eficaz posibilita un desarrollo más sostenible de nuestras potencialidades, pero nunca es suficiente.

Consultar y solicitar a los centros de la Educación Superior el diseño de proyectos de alcance significativo en el desarrollo local es una necesidad pero mayor aun es la intención de llevarlos a cabo una vez trazados.

Toda acción en defensa de un planeta más saludable es poca, nuestro futuro y el de las generaciones por venir de eso depende.

 

Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores: