Alertas en la temporada ciclónica

Tomada de Internet

Este primero de junio inició en Cuba y la región del Atlántico Norte y el mar Caribe la temporada ciclónica del presente año, la cual se extenderá como es habitual hasta el 30 de noviembre; de acuerdo con los especialistas se pronostica sea bien activa.

Sin embargo, a pesar de que hoy la atención se centra en el combate contra el nuevo coronavirus, la nación adopta medidas para enfrentar las diversas eventualidades que pueda provocar este tenso período de actividad atmosférica.

En la Isla de la Juventud el Consejo de Defensa Municipal (CDM), encabezado por su presidenta Zunilda García Garcés, emitió las indicaciones a partir de lo contemplado en los planes de prevención de medidas para la reducción de riesgos de desastres y los aseguramientos para la protección de la población y la economía, que deberán ser revisados y actualizados por los órganos de dirección y mando a todos los niveles.

Entre las acciones destaca la capacitación de las diferentes categorías de población en entidades y el territorio, en primeros auxilios, socorrismo, rescate ligero y otras normas de conducta.

También puntualizan el Sistema de Comunicaciones para el aviso y la orientación a las personas, en especial para huracanes de gran intensidad y demás eventos extremos de desastres, fortalecen la preparación y cohesión de trabajo de los órganos, grupos y subgrupos del CDM, así como el resto de los órganos de dirección.

De igual forma establecen la organización y el equipamiento de las fuerzas participantes en la rehabilitación y reconstrucción; y crean condiciones para asegurar las tareas vitales para la protección.

De igual manera la familia debe estar atenta a las indicaciones de las autoridades y los servicios meteorológico, hidrológico y epidemiológico, así como disponer de los recursos para la subsistencia durante el impacto del evento: depósitos de agua, alimentos ligeros, velas, fósforos, botiquín, medicamentos…

Asimismo, los miembros de la comunidad deberán participar en la limpieza de techos y desobstrucción de zanjas, alcantarillas y desagües que puedan provocar inundaciones por intensas lluvias.

Ante el impacto de cualquier peligro de desastre, las acciones de respuesta están organizadas por etapas: la alerta temprana y el establecimiento de fases.

La información llega a las autoridades con suficiente antelación para cumplir las medidas de protección de forma oportuna y evitar pérdidas de vidas humanas y daños económicos.

El pronóstico cubano elaborado por los centros de Pronósticos y del Clima del Insmet espera la formación de 15 ciclones tropicales, de los cuales ocho podrían alcanzar categoría de huracán, diez surgirán en el océano Atlántico, dos en el mar Caribe, tres en el Golfo de México, y del 60 por ciento es la probabilidad de que Cuba sea afectada al menos por un huracán.

Esos organismos reciben la denominación al alcanzar la fase de tormenta tropical y de acuerdo con la lista del Comité de Huracanes de la IV Región de la Organización Meteorológica Mundial los ciclones del 2020 se llamarán (además de Arthur): Bertha, Cristóbal, Dolly, Edourd, Fay, Gonzalo, Hanna, Isaías, Josephine, Kyle, Laura, Marco, Nana, Omar, Paulette, Rene, Sally, Teddy, Vicky y Wilfred.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *