Aleccionadora medida en panadería de Sierra Caballos

“(…) Conversar con la gente, pero de verdad, para saber qué piensa. No contentarse con hablar, sino también oír, aunque no agrade lo que nos digan; reconocer cuando nos equivocamos y si es el caso, decirle al otro que no tiene la razón (…)”

Raúl Castro Ruz, en la clausura del XIX Congreso de la CTC 


Desde que asumió la administración de la panadería El Palmar, en Sierra Caballos, hace menos de tres meses, Mariluz Corría Anaya dialoga mucho con los trabajadores para reconocer su sacrificio y significarles la importancia de su labor, pues de sus manos depende el garantizarle al pueblo un pan con buena calidad, lo cual se logra cuando cada uno pone de su parte y realiza su contenido sin caer en indisciplinas.

Ella les explica que su método de dirección no es de ordeno y mando; al contrario, escucha sus opiniones, los informa de sus deberes, derechos y la legislación vigente, los incentiva a participar en la solución de los problemas y se nutre de la inteligencia colectiva, pero también controla, exige que se cumpla lo establecido y no existan violaciones, impunidad, ni se empañe la imagen de la unidad.

Ante varias quejas de los consumidores por irregularidades con el pan, la sección Buzón del lector contactó con la administradora Corría Anaya y así respondió.

A raíz de la inconformidad por la calidad del pan se investigó y convocó a una reunión con los cuatro integrantes de la brigada infractora para aclarar el asunto; tras redactarse el acta, enviamos una solicitud a la consultora jurídica de nuestra Empresa Alimentaria con la propuesta de una sanción porque violaron los procesos tecnológicos, los procedimientos establecidos para la elaboración del producto y por sus incumplimientos de los deberes del trabajo.

Luego de la Jurídica revisar los papeles y otros documentos me reuní de nuevo con los miembros de la brigada para comunicarles que les aplicaría una sanción disciplinaria educativa consistente en la suspensión del centro por el término de un mes sin salario.

Ellos se comprometieron a no volver a incurrir en el error y manifestaron estar más seguros ahora porque disponen de una pesa de comprobación en el área de producción.

Los trabajadores de la panadería El Palmar cerramos fila para que no se repitan hechos de esta naturaleza.

Nota: El periódico Victoria dará seguimiento al asunto con un trabajo periodístico más abarcador. 

Puede dirigir su carta a la siguiente dirección postal: Carretera La Fe km 1 ½, Nueva Gerona, o al correo electrónico: cip228@enet.cu

Búzon del lector Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *