Ajetreo en paraíso terrenal

La belleza de Punta Francés y sus cristalinas aguas inspirarían los más hermosos versos a los poetas. Foto: Víctor Piñero Ferrat

La tranquilidad habitual del remanso de paz que es el Parque Nacional Marino Punta Francés se ve interrumpida hace varios días por el golpeteo de martillos, el chirriar de sierras y voces de hombres que en el distante lugar dan todo de sí para restablecer los grandes daños dejados por los destructores vientos del huracán Nate que en octubre pasó por las cercanías.   El paradisiaco paraje al que llegan cada año unos 25 cruceros no pudo reiniciar su temporada debido al evento meteorológico. Según cuenta Raúl Fernández, director de la Empresa de Flora y Fauna, el agua penetró hasta tapar el piso del Centro de Información y además fueron arrancadas dos puertas, ventanas, tablas, quedaron destruido techos, quioscos y el muelle desapareció. Mas como reza el refrán donde hay hombres no hay fantasmas y menos fenómenos que opaquen el encanto de Punta de Francés, por eso desde el 10 de octubre se labora en su recuperación y mantenimiento.                                                                                                   “Nosotros hicimos el compromiso con el país y las autoridades del Municipio de que el día 25 de noviembre tendremos lista el área con todos sus espacios físicos dígase muelle, quioscos, ranchón, Snack bar y el Centro de Información. De manera que por el trabajo que está realizando el colectivo lo lograremos, así como todos los permisos que se requieren, con prioridad en la certificación del muelle para que puedan entrar los clientes. Pronto debemos coordinar con el Registro Cubano de Buques a nivel nacional para que sea visitado el territorio y se hagan los análisis correspondientes para que nos den la certificación del muelle y estar en condiciones para el primero de diciembre comenzar la temporada en la Isla.

“Todas las labores se están acometiendo con trabajadores de la Empresa seleccionados de las diferentes unidades. Lo primero es terminar el muelle; luego acometeríamos el Centro de forma completa y al mismo tiempo la Estación Biológica. Los recursos que se requieren, fundamentalmente la madera y clavos, lo tenemos en la mano. Después vendrá la etapa de ambientación con artistas que resaltarán los valores del lugar”, explicó el directivo.

En estos días todos están volcados hacia la recuperación y dejan sus profesiones para convertirse en constructores, ese es el caso del joven chef de cocina Erodys Martínez, quien tiene un excelente aval pues es graduado de la escuela de Formatur, tiene 11 años de experiencia en Cayo Largo del Sur y seis meses en la red hotelera de Matanzas, pero en la actualidad “estamos inmersos en la reparación del puente y pegándole mucho para que salga en el tiempo previsto.

“Hemos sido carpinteros, albañiles, limpiadores de sargazos, pero con gusto nos brindamos para lo que haga falta”. También se refirió a la cocina: “A los clientes le gustan mucho los mariscos y aquí brindamos un servicio de primera como corresponde”.

LA PRESERVACIÓN ES LO PRIMERO

Un día cotidiano en temporada alta en el Parque transcurre con el arribo del crucero en la mañana, los clientes llegan hasta el lugar pasan allí el día entero y tienen diferentes ofertas, entre ellas las gastronómicas, senderismo, excursiones y el uso público del área con tumbonas y en la tarde regresan a la embarcación. Para diciembre se realizan contratos con el Fondo Cubano de Bienes Culturales para la venta de souvenir, una propuesta que al decir de Fernández tiene buen impacto en los visitantes.

Punta Francés forma parte del Área Protegida de Recursos Manejados Sur de la Isla de la Juventud por lo que es de gran importancia para el Municipio y la nación. Allá se hace un turismo de naturaleza pero desde la preservación.

“Tenemos que seguir trabajando e intencionando el tema de la conservación y los valores naturales. Poseemos un plan de manejo aprobado por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, documento rector del funcionamiento del lugar; ahí están contempladas las medidas medioambientales que debemos tomar nosotros y los clientes para que no haya un impacto negativo. Van encaminadas a hacer un uso sostenible que nos permita dar un servicio competitivo preservando los valores paisajísticos. Todo lo anterior se les explica a ellos cuando llegan y además está en las alrededor de las 30 señalizaciones que aparecen por el Parque”, dijo Fernández.

Mario Méndez lleva ya ocho años dedicándose a la conservación, acerca de su labor comentó: “Nuestra misión es protegerlo; trabajamos también en varios proyectos pero me centro en las aves y quelonio y la vigilancia y protección. De siete de la mañana hasta la tarde patrullamos el litoral desde Punta Cayuelo a Punta Pedernales. Por ejemplo si un nido de tortugas se encuentra en peligro de que el agua vaya a arrasar con él lo trasladamos hasta la duna y en cuanto a las aves las observamos para saber si hay alguna enferma. Felizmente aquí no tenemos ilegalidades como la caza y pesca furtiva”.

Luego de ser afectada con severidad la infraestructura, Punta Francés se recupera y muy pronto tendrá en alta para brindar el servicio de calidad habitual cuatro quioscos, la parrillada, el ranchón con capacidad para más de 200 personas y ocho baños ecológicos. Cuenta además con una plantilla integrada por personal altamente calificado. Guías turísticos, su chef con un ayudante, gastronómicos y los trabajadores de la conservación.

Ese paraíso terrenal, sitio de refugio para piratas y posiblemente de riquezas enterradas en épocas pasadas, no deja de mostrar al mundo sus encantos; hoy son muchas las personas que hablan de su beldad inigualable y valores excepcionales, pero su mayor tesoro está en la gente que allí labora y lo preserva, con un sentido de pertenencia digno de admiración, fruto del amor que le profesan.

 

Foto: Víctor Piñero Ferrat

 

El joven Erodys Martínez ha cambiado su profesión por estos días. Foto: Víctor Piñero Ferrat
Isla de la Juventud
Yojamna Sánchez
Yojamna Sánchez

Licenciada en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *