Ahuyentar la ausencia

¿Qué tal? ¿Cómo les va? A una compañera le escucho decir que no sabe si su esposo la sorprenderá este Día de las Madres porque no suele ser de detalles, “por lo general olvida las fechas y cuánto me gustaría que fuera diferente y siempre fuera el primero”.

Las palabras de esta mujer y otras historias me hicieron pensar en  mi amiga Verónica, a quien le agradezco de manera pública por haberme dado la posibilidad, con su regalo, de reflexionar y sonreír durante más de dos horas la magistral conferencia de una psicóloga chilena, quien aborda temas relacionados con la familia, la relación de pareja, la mujer, los hombres…

La especialista aseguró que nada justifica la ausencia.Y al respecto hacía alusión a una mujer rural que debía laboral mucho para poder mantener su hogar; por ello apenas tenía tiempo para atender y ocuparse de sus hijos, quienes se pasaban gran parte de los días solos, sin tener la presencia materna.
Aquella ausencia no dejaba de inquietarla, quería que sus pequeños supieran de su presencia a pesar de la prolongada faena. Fue entonces cuando decidió pintarse los labios con un creyón de color rojo intenso para antes de salir de casa, todavía a oscuras, marcar los diminutos cuerpos de sus críos con besos, de tal manera de que al despertar ellos supieran que mamá había amanecido con ellos y los quería mucho.
Fantástica iniciativa la de esa mujer campesina que me llegó hasta lo más profundo y me hizo meditar en quienes se empeñan en no estar por olvidar el cumpleaños del hijo, desentenderse de la amiga o el amigo, olvidar cuánto reconforta pasar por casa de la “vieja” o el “viejo” para acariciarla o tan solo hacerle compañía…
Amigas y amigos, ahora que se aproxima el Día de las Madres, los Padres, los Niños o cualquier día que queramos convertirlo en especial, sería bueno dejar brotar cuantas iniciativas fértiles se nos ocurran para ahuyentar esa ausencia que tanto lacera y exteriorizar nuestros sentimientos, esos que nos ennoblecen y convierten en mejores seres humanos.

 

Conversemos
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *