AHS pinera, resistencia cultural

Foto:Yesmany Vega Ávalos

Resistencia, como cada palabra del diccionario tiene varias acepciones y muchas más interpretaciones. Entenderla como táctica de oposición a un entorno espinoso y superficial en pos de conservar valores y generar cambios sociales y culturales es como se me antoja – y no soy la única- que es, o debería ser, el actuar de los jóvenes que militan en las filas de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en la Isla de la Juventud.
Vistos siempre como la vanguardia creativa de esta Isla plagada de talento, los afiliados pineros pusieron el ojo y la palabra sobre los principales logros y retos a los que se enfrentan de cara al 3er Congreso de la organización.
Para los que no somos miembros y sabemos de las limitaciones del día a día, “cuando se quiere se puede” pudiese ser el nuevo lema de esta especie de burbuja alternativa que representa la AHS en la Isla contra la banalidad pues, a pesar de las notables carencias, cada espacio que crea, cual portal a una dimensión paralela donde el arte inteligente es el orden del día, cuenta con un público fiel y capaz de identificarse con sus propuestas.

Foto:Yesmany Vega Ávalos

Sin embargo, el silencio que inundó el inicio del debate deja en entredicho que el utópico lema tenga fuerza para quedarse. El joven pero ya muy reconocido escritor Daniel Zayas Aguilera, quien se encuentra frente Ediciones Áncoras dio mucho qué pensar cuando explicó que si bien el trabajo arduo que se ha realizado por elevar el nivel de la editorial hasta traspasar las fronteras de esta Isla y ubicarla entre las más anheladas por los autores jóvenes del país es un acto de sacrificio y amor, a veces uno se cansa de pedir por ayuda cuando los oídos son sordos.

Foto:Yesmany Vega Ávalos

La realidad de esta editorial merecedora de dos premios Puerta de Papel a inicios de año, presente en la antología de los Premios Calendario y principal promotora de la Jornada Literaria Mangle Rojo es que no cuenta con las condiciones básicas para habitar el local destinado a sus funciones en la nueva sede de la AHS.

Foto:Yesmany Vega Ávalos

Pero no se trata solo del pequeño local de la editorial, luego de dos años y medio de construida la sede-donada por el gobierno local en medio del Boulevard en Nueva Gerona-, aún no se cuenta con el mobiliario básico para ocupar el espacio; el déficit de materiales como acrílico, óleo, lienzo, pinceles y otros muy necesarios para el desarrollo de las artes visuales, amén del esfuerzo del Consejo de las Artes plásticas para mantener a flote esta manifestación, la han vuelto casi inexistente y la escasa contratación de los músicos del catálogo por parte de la Empresa Municipal de la Música y los Espectáculos son algunas de las razones que, unidas a la oportunidad de ampliar los horizontes económicos y profesionales, han sido causas del éxodo, pues de los 36 asociados que se registran hoy solo 25 se encuentran en el territorio.
Como no podía ser de otra manera, luego de quitarse las culpas ajenas llegó la hora del autoregaño. Así muchos concordaron con Yerisleysis Ramírez Reyes cuando abrió fuego contra la apatía reinante muchas veces, contra el conformismo de “si no me dan no hago” y la desunión de cada cual a velar por lo suyo.
Retomar ese sentido de asociación es imprescindible, así como volver a ver el arte como una necesidad y no como mercancía, expresó otro afiliado. Proponer proyectos interesantes, retornar a las raíces, coger una guagua para llevar arte a la Fe, a la Demajagua o Atanagildo Cagigal, a los lugares donde vive el campesino y su familia que no tiene tiempo de venir a escuchar una descarga de trova o una lectura de poesía, a eso están llamados los jóvenes de la AHS pinera, recalcaron su presidente y vicepresidente aquí Randy González y Yadián Carbonell, respectivamente.
Por otro lado el apoyo del Gobierno, el Partido y las instituciones culturales al continuo desarrollo de la AHS quedó patentado por la Presidenta del Poder Popular Arelys Casañola Quintana, pero también por Carlos Valerino, Rafael Carballosa y Fredie David, representantes de una generación anterior de la AHS que ven en la continuidad de esta organización la vigencia de la cultura cubana.
Rubiel García González, presidente de la asociación en el país, exhortó a seguir creando, a no cansarse, a no quedarse callados y potenciar el debate renovador siempre en coherencia con la política cultural de la Revolución, a ser conscientes de que si solo tres personas son la vanguardia, pues tres serán los miembros de la AHS, pues basta con quienes de verdad quieran hacer por la cultura cubana de hoy.

Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *