Agasajo desde el arte al valedero Cras

Rodolfo-Cras-1El Cras volvió al estadio. Las anécdotas salidas del lugarcito especial dentro del corazón donde lo conservan vivo familiares, amigos, entrenadores, peloteros activos y retirados y otros colegas, le trajeron de vuelta a la vida entre más risas que lágrimas.

 

Rodolfo-Cras-1

Fotos: Arturo Enamorado López

El Cras volvió al estadio. Las anécdotas salidas del lugarcito especial dentro del corazón donde lo conservan vivo familiares, amigos, entrenadores, peloteros activos y retirados y otros colegas, le trajeron de vuelta a la vida entre más risas que lágrimas.

De las palabras que dieron forma a cada recuerdo se nos presentó tal cual era, recio en cuestiones de disciplina deportiva, valiente, sabio pero también amigo como el que más, refranero y dado al canto cuando estaba bien contento.

El negro Cras está de nuevo en el Cristóbal Labra, su otra casa, ahora en blanco y negro en un cuadro, pero con la misma hidalguía e irradiando ejemplo, ese que siguen quienes fueran sus discípulos.

“Doy gracias a la vida porque haya sido él mi primer entrenador. Cuando cursaba el tercer grado fue quien me acogió y se hizo cargo de mi formación deportiva. Por el Cras, muy amigo de mi familia, comencé en el béisbol. Fue una persona recta y me hizo el alto honor, al iniciar en las series nacionales, de venir a todos los encuentros en que jugué hasta el momento de su fallecimiento”, contó Michel Enrique, quien dedicó al deportista el primer trofeo que recibió en su carrera.

“Se sentaba en la última grada –prosigue– y yo tenía que ir a saludarlo después que calentaba y al final conversábamos sobre los errores que cometí y lo que estaba haciendo mal”.

La idea de Antonio Lewis, máxima figura del proyecto cultural Pineros Somos de realizar el primer Coloquio Municipal sobre la historia del entrenador Rodolfo Cras Boys fue acogida por la dirección del INDER en la Isla con gran entusiasmo, pero también por los creadores.

María Cristina Robaina, profesora de la Academia de Artes Plásticas y una de los 15 integrantes del proyecto, fue la autora del trofeo para la primera edición de la Copa Pioneril que lleva el nombre del destacado profesor.

“No sé de pelota pero me encantó la idea de sumarme. Desde mi posición como artista coopero en todo lo que puedo”, expresó, al tiempo que José Demetrio González (Vladimir), dijo estar “entusiasmado como aficionado, pues contribuye a reconocer la trayectoria de los atletas y hermana la cultura y el deporte”.

Una vez finalizado el intercambio y develada la obra hecha por Carlos Rodríguez, la hija del querido atleta visiblemente emocionada agradeció en nombre de la familia a los presentes y a los organizadores del evento que homenajeó al hombre íntegro que fuera su padre, formador de varias generaciones de peloteros.

En los cuatro años de existencia de Pineros Somos, donde colaboran el Proyecto del Arte del Fuego, la Asociación Hermanos Saíz, el Consejo Municipal de las Artes Plástica y el INDER, un total de 20 atletas del béisbol, balompié y baloncesto han sido agasajados con la entrega de piezas de arte.

Por medio de la creación los artífices no solo dejan su impronta como muestra de amistad y reconocimiento, también propician el desarrollo de la apreciación artística y enaltecen los inseparables lazos que unen a la cultura y el deporte.

Rodolfo-Cras-2

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}