Adiós al verano, pero no la lucha contra el mosquito

Foto: Yenisé Pérez Ramírez

Pasados unos intensos meses de verano en los que algunos pusieron playa, sol y arena como centro de sus vidas, toca volver a situar la cabeza en asuntos de máxima importancia como son la salvaguarda de la salud.

A inicios de la temporada estival el alarmante 0,26 que exhibía el territorio como índice de infestación del mosquito obligó a desarrollar un programa intensivo de fumigación y aunque en la actualidad este indicador ha bajado a 0,20, aún se encuentra por encima del 0,05 permisible.

En este periodo solo un elemento ha variado, y es que mientras en julio eran las áreas del policlínico No.2 Leonilda Tamayo las más afectadas ahora han descendido a solo 19 focos positivos en contraste con los 37 que se acumulan en las zonas comprendidas por el  policlínico No.1 Juan Manuel Páez Inchausti.

Por otro lado cabe mencionar que este cambio no representa realmente una mejor panorámica de la situación higiénico sanitaria del Municipio puesto que aunque sean menos casos, igualmente involucran de forma reiterada a los mismos cinco Consejos Populares de la capital local.

Según Juan Manuel Campos Cánova, jefe del programa de control y prevención del Aedes aegypti aquí, es imprescindible aumentar la percepción de riesgo de la población y hacer del autofocal en el hogar una rutina, estrategia que al menos en los centros laborales ha ayudado a disminuir la presencia del vector pues hoy en solo cinco entidades de este tipo en el territorio hay focalidad.

Aseguró también el especialista que un factor positivo es la no trasmisión de ninguna de las enfermedades provocadas por el Aedes en el Municipio, aunque se mantiene el pesquizaje ante síntomas febriles u otras sospechas por ser propicias las condiciones para una proliferación del mosquito si no se mantiene un estricto control.

Lo más importante en esta etapa es estar consciente de cuando el estado de salud ha cambiado, pues se comienza con dolores en los músculos, articulaciones, molestias en la garganta, y todo inexplicablemente; además de un elemento más llamativo que es la fiebre y cefalea. Hay que asistir rápido a la atención especializada.

También se convierten en escenarios para el mosquito transmisor del dengue y otras enfermedadesvulnerabilidades en la recogida de desechos sólidos e insuficiente infraestructura para su almacenamiento, además de los constantes vertimientos a las calles.

Se trata de una batalla que requiere la participación consciente de la población para hacer sostenibles en el tiempo las acciones de la campaña antivectorial, una vez finalizada la etapa intensiva. Por eso resulta vital mantener la higiene de viviendas y centros laborales, así como también a realizar los autofocales y otras acciones para evitar la proliferación del dañino insecto.

Otras de la Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *