Editorial

Adelantes en el año de la continuidad

Tras finalizar el 2020 entra retador el 2021 y los balcones, portales de viviendas y fachadas de colectivos, instituciones y lugares públicos lucen la bandera cubana o del 26 de Julio, como muestra del inmenso orgullo de formar parte de un país y una islita pequeña bañada por las aguas del mar Caribe, pero inmensa por su capacidad de resistencia, gallardía, humanismo, solidaridad…

Dejamos atrás uno de los períodos más complejos de las últimas décadas de la Revolución, marcado por el acoso, las campañas enemigas y las persecuciones de quienes desde siempre han intentado abolir una rica y heroica historia nacida en la manigua y defendida a lo largo del camino por millones de cubanos.

“Todo fue peor, el oportunista recrudecimiento del bloqueo estadounidense, prueba definitiva de la profunda maldad de nuestros adversarios. Ellos insistieron en matarnos; pero nosotros insistimos en vivir y vencer. Cuba Viva saltó por encima de sus propias posibilidades”, expresó el Presidente de la República de Cuba Miguel Díaz-Canel en la clausura del VI Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Como si fuera poco la etapa que cerramos nos pareció eterna, sellada por el encierro, el distanciamiento social, mascarillas o nasobucos y la incertidumbre, debido a una desconocida, contagiosa y mortal pandemia, que todavía se presenta al mundo con mutaciones.

Pero el virus nos condujo a otras formas de pensar y actuar, sacó lo mejor de cada uno de nosotros, nos hizo más humanos y solidarios; hasta motivó a un febril y valioso grupo de científicos a trabajar en cuatro proyectos vacunales que devuelven la esperanza, pero no cierra del todo el capítulo de los virus.

Abrumados por tantas circunstancias y limitaciones, quizás algunos no repararon en la grandeza de nuestra obra y de quienes con un nuevo estilo de trabajo conducen el país, esos que, con Miguel Díaz-Canel al frente, a finales de año en visita gubernamental arribaron al territorio a interactuar con el pueblo y establecer prioridades para acelerar el desarrollo local.

No solo culminamos el 2020 con el homenaje a Martí y al eterno Fidel; así como los festejos por los 190 de la joven ciudad Nueva Gerona, sino también con los primeros pasos en la implementación de la Tarea Ordenamiento, que si bien genera dudas como todo lo nuevo, estas se disipan porque a las preocupaciones se les pega el oído, al punto de modificarse la tarifa eléctrica y el precio del gas licuado; también se atiende a las personas más vulnerables porque “nadie quedará abandonado a su suerte”.

Y así es Cuba de generosa y osada, en medio de un mundo confuso se apresta a enderezar su economía, progresar a pesar de los entuertos y entregarle mayor bienestar a su gente, pero para llevar adelante ese propósito se precisa armonizar ese pensamiento crítico sustentado en el compromiso y la responsabilidad, que nos conduzca a una creciente justicia social y defensa incondicional y unida de nuestra soberanía.

En este 2021 no serán pocos los desafíos, pero lo recibimos y nos creceremos, no queden dudas, ese ímpetu está en los genes de cada habitante de esta nación, además sobran las razones para celebrar el triunfo interminable del Primero de Enero de 1959 y conquistar las nuevas victorias de la Patria.

¡Adelante nuevo año! Cuba y la Isla de la Juventud, más fortalecidas, te transitarán vivas y plena confianza en el venidero VIII Congreso del Partido y de todo el pueblo para la actualización imprescindible de nuestra estrategia de resistencia y desarrollo por el camino del perfeccionamiento y de la continuidad.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *