Actuar constante contra las drogas

Fotos: Diego Rodríguez Molina

En ese frente concentra sus acciones en la costa la XII Operación Conjunta CDR-Tropas Guardafronteras

Bibijagua, donde las negras arenas de ese litoral noreste de la Isla de la Juventud contrastan con la transparencia de sus pobladores, hay una pequeña y apacible comunidad que no baja la guardia ni deja de actuar con agilidad y energía ante las amenazas, llegue por mar o tierra.

“Aquí hay un Destacamento Mirando al Mar –afirma su jefe Aldo Azahares Caro– bien entrenado en sus misiones, tanto para detectar y evitar que recalos de droga ingresen al país, como en la neutralización de salidas ilegales para preservar vidas humanas, el enfrentamiento a infiltraciones, la pesca ilícita y otros delitos, y ejercita esa preparación recibida de las fuerzas especializadas del Ministerio del Interior”.

Así lo explica al calor de los ejercicios realizados por esa tropa popular del CDR directo de Bibijagua, durante la XII Operación Conjunta de la mayor organización de masa y las Tropas Guardafronteras, durante esta semana con participación de pobladores, otras instituciones y organizaciones.

Jorge Luis Ávila Expósito, de la dirección nacional de los CDR, felicitó a los integrantes de esa fuerza popular, destacó su fortalecimiento con la incorporación de jóvenes y mujeres, y significó sus aportes en el país, donde los destacamentos detectan el 60 por ciento de los paquetes de estupefacientes llegados a costas cubanas como resultado del narcotráfico internacional, ante cuya influencia llamó a estar alertas desde el barrio.

Antes de entrar en acción las fuerzas populares en la demostración de habilidades contra el recalo de droga, la máster Neusis Rodríguez Matos y la licenciada Miyurkis del Río Salgado, del Centro Comunitario de Salud Mental de Salud Pública, expusieron los graves peligros de esas sustancias tóxicas no solo a la salud física y psíquica, con mayor severidad en adolescentes y jóvenes, sino también para las relaciones personales, lo moral y la legalidad, ya que el contacto con estupefacientes, sustancias psicotrópicas y otras de efectos similares tipifican como delitos en la Ley No. 62 del Código Penal.

Insistieron en el rol de la familia para prevenir consecuencias evitables, advirtieron el riesgo del alcohol como puerta de entrada a ese mundo y mencionaron entre los principales síntomas del consumo de drogas en menores de edad, los cambios de comportamientos en la forma de vestir, de hablar y de conducirse, ojos enrojecidos, agresividad, falta de sueño y apetito, sequedad en la boca, pupilas dilatadas, estar temblorosos, ser autores directos de posibles pérdidas en casa y rechazar el medio familiar.

Durante la jornada, que concluye este fin de semana en la sureña comunidad de Cocodrilo, con varias actividades de su Destacamento Mirando al Mar junto a pobladores y la escuela, se realizaron, además, otras acciones de preparación, simulacros, intercambios de experiencias, actos de ingreso de nuevos integrantes, labores educativas para proteger la flora y la fauna, maniobras para afrontar la entrada de sustancias ilegales y otros delitos en zonas costeras, así como la estimulación a los destacados en esas faenas que exigen sacrificios y se realizan en condiciones adversas, muchas veces desde el anonimato.

La comunicación ágil permitió la respuesta coordinada contra supuestos malhechores en el litoral
Intercambios y charlas educativas con pobladores de la costa
Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores: