Acorralar el delito en su raíz

cdr-banderaLa verdad debe decirse cara a cara y es esta: en el Consejo Popular Sierra Caballos urge acrecentar la vigilancia para poner freno a la delincuencia que intenta levantar cabeza.

 

cdr-bandera

La verdad debe decirse cara a cara y es esta: en el Consejo Popular Sierra Caballos urge acrecentar la vigilancia para poner freno a la delincuencia que intenta levantar cabeza.

 

En la demarcación –donde hay 103 centros entre económicos, sociales, de servicios y educacionales– la tendencia en cuanto a la comisión de delitos, en los primeros meses del actual año, enfila hacia el desplazamiento del sector residencial al estatal, asunto en verdad preocupante.

 

Se aprecian insuficiencias de carácter subjetivo ante los robos en algunos colectivos obreros, donde faltó la respuesta enérgica y los directivos no propiciaron una discusión profunda del asunto, tampoco extremaron las medidas preventivas ni reforzaron la guardia obrera y el cuerpo de seguridad; al contrario, con astucia burocrática asumieron actitudes justificativas frente a tales incidentes y perjuicios.

 

Incluso la Presidenta del Consejo y el jefe del Sector de la PNR en inspecciones sorpresivas de madrugada encontraron disímiles violaciones, cometidas por los  custodios; lo cual denota una mala selección del personal y la carencia de un control sistemático por parte de las administraciones.

 

En otros establecimientos ocultan o minimizan los actos ilícitos sin apenas analizar las implicaciones en el orden ideológico, económico y social. Para nadie es un secreto que un robo de cemento trae consigo consecuencias directas en la calidad y marcha de las obras constructivas; así como en la población que deja de adquirir por un tiempo el recurso.

 

Y si se trata de campesinos y cooperativistas propietarios de animales que han sido objeto de hurto y sacrificio, no puede medirse el fenómeno solo por el número de cabezas perdidas, sino también por sus efectos en decenas de litros de leche de vaca menos.

 

Así trascendió en la Plenaria de Lucha contra el Delito, a la que asistieron los factores más representativos, y la presidieron autoridades del Partido, el Gobierno y el Ministerio del Interior. Allí quedó definida la necesidad de trabajar de conjunto el subsistema del MININT y el Consejo Popular en función de un mejor enfrentamiento de las fuerzas competentes con la intervención de todos los revolucionarios que deben de involucrarse en aras de evitar la ocurrencia de delitos como hurtos, robos con fuerza y el hurto y sacrificio del ganado mayor, los más recurrentes aquí.

 

En Sierra Caballos se realizan barrios debates y mítines en las cuadras con una alerta a los vecinos de que la pasividad es cómplice del delito y la única manera de preservar sus bienes es con la realización de la guardia popular revolucionaria para que los malhechores no sigan  haciendo de las suyas en las barriadas.

 

Considero que todavía hay falta de conciencia y las personas se confían demasiado y no ven el peligro latente en las cosas que están pasando, porque el combate contra todas las formas de delito y la corrupción es estratégico para la buena salud de la Revolución, pues tiene que ver con el sentido de decencia, honradez, colectivismo y solidaridad inherentes a nuestro Socialismo.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}