Acompañamiento sindical al Ordenamiento

La puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento a inicios de este año marcó el ritmo del cambio en la producción y los servicios, en la forma de percibir y desarrollar la economía nacional.

Cierto que a escasos dos meses de su implementación aún no se ven en gran magnitud las transformaciones, pero es un proceso gradual que ha comenzado con buen paso, siendo uno de ellos los debates al interior de los colectivos laborales, actores clave en este nuevo escenario.

Y ha sido especialmente al sector no presupuestado al que se ha intentado llegar más a fondo con estos diálogos, pues sobre él recaen los mayores retos. ¿Cómo ser rentable en el nuevo contexto?¿Qué alcance tiene la autonomía de cada entidad? ¿Cómo dar mayor competitividad a los productos nacionales? Son algunos de los temas traídos a colación.

Ello, aparejado a los asuntos relacionados con el salario, la distribución de utilidades y por supuesto, un mayor compromiso y eficiencia en la producción han estado en el punto de mira en los diferentes encuentros entre obreros y dirigentes sindicales en el territorio, pues los últimos tienen ante sí la tarea de dar respuesta a las inquietudes de cada trabajador y estar al tanto de las inconformidades de los colectivos en pos de brindar informaciones oportunas, rectificar errores y prevenir negligencias e ilegalidades.

En palabras del secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), Ulises Guilarte de Nacimiento, “se impone rediseñar el ejercicio de representación de derechos y de movilización inherentes al movimiento sindical para elevar la credibilidad y eficacia de la organización”.

Resumiendo, el acompañamiento sindicalista no puede verse solo como un medio de apoyo y defensa del trabajador, sino también como un impulso hacia un mejor desempeño, desde cada puesto de trabajo con el empleo racional de los recursos y mayor eficiencia.

En la Isla uno de los colectivos que hoy sirve de ejemplo para ilustrar este estímulo en el trabajo diario es la Empresa de Industrias Locales, la cual en plena pandemia ha asumido nuevas estrategias para satisfacer las necesidades y expectativas del pueblo y los clientes del sector empresarial a la par que busca elevar su eficiencia económica con una gestión más integral.

“Con la Tarea Ordenamiento vino el reto de mejorar la calidad de los productos que ofrecemos para que al modificar las fichas de costo los precios estén en verdadera consonancia con la producción, ese es nuestro principal aporte a las necesidades de los pineros y a la actividad productiva del territorio como parte del programa de desarrollo local”, señaló Rafael Meriño Collazo, director de esta unidad.

De forma sistemática el movimiento obrero aquí apuesta por el incremento de la productividad y de la creatividad, pues en medio de la crisis económica que hoy atraviesa el país se trata de hacer más con las mismas materias primas con que se cuenta.

Para ello, tienen la garantía de que sus razonamientos e inquietudes tienen en las secciones sindicales un aliado seguro y comprometido.

Isla de la Juventud Opinión Ordenamiento
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *