SISTEMA DE ESCUELAS DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Academia de valores

Cuadros políticos, estudiantes y trabajadores se han graduado en la Escuela Municipal del Partido “Arturo Lince González” en aras de garantizar la dirección política de la sociedad

Una experiencia única dentro del Sistema de Escuelas del Partido Comunista de Cuba (PCC), fundadas el 2 de diciembre 1960, es la escuela Arturo Lince González de la Isla de la Juventud, por tratarse de un centro que integra la formación que se realiza a nivel provincial y municipal. Con 26 programas fundamentales, un claustro de 4 profesores principales, 40 activistas y 18 colaboradores, también se asegura aquí la continuidad del socialismo cubano.

En el cumplimiento del objetivo 83 de la Primera Conferencia del PCC y de los acuerdos de su sexto y séptimo Congreso, se han ido implementado cursos que complementan la formación de los cuadros y dirigentes. Resaltan por su valía, las conferencias a los nuevos ingresos de las organizaciones políticas, los entrenamientos a las reservas de cuadros, el curso dirigido a los cooperantes internacionalistas y la actualización política a los miembros del sistema judicial, entre otros.

De igual forma, este plantel docente desarrolla un vínculo estrecho con las organizaciones sociales y de masas, porque en definitiva es el pueblo el principal actor dentro de nuestro sistema político. En este sentido se superan en el centro los cuadros y reservas del Poder Popular, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP) y la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Asimismo, se despliega la capacitación hasta los líderes estudiantiles y juveniles de las federaciones de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) y Estudiantil Universitaria (FEU), del Movimiento Juvenil Martiano y la Asociación Hermanos Saíz, organizaciones que agrupan a las más jóvenes generaciones y que deben formar en ellas valores patrios.

Laura, al frente de la EMPCC desde el 2014

Laura Rivero Alonso, directora de la Escuela Municipal del Partido (EMPCC) subrayó que mantener vivo el pensamiento del Fidel a través de la superación que se imparte es una de las líneas de trabajo. “Está presente en quehacer docente metodológico, en la práctica cotidiana de la escuela”, acotó la también integrante del claustro.

El líder de la Revolución, fundador del sistema de escuelas de instrucción revolucionaria, predecesor del actual, resaltó que la más importante tarea de estos centros es “la de formar cuadros revolucionarios, la de convertir el entusiasmo, la buena fe, el arrojo y la energía de un gran número de trabajadores y de un gran número de jóvenes, en conciencia revolucionaria”.

Gran valor tiene su inserción en las tareas relacionadas con la vida socioeconómica del municipio. De ahí que, previa aprobación del Buró Ejecutivo del Partido, accionan en centros laborares decisivos y en comunidades, donde imparten clases y conferencias.

Una novedad en la gestión de esta filial política es el diplomado a profesores de las disciplinas Marxismo-Leninismo e Historia de la Universidad Jesús Montané Oropesa, que próximamente incluirá a los docentes de Derecho y que también se realizará en el Ministerio de Educación.

Su formación como cuadro de la FMC realza la labor docente de Martha

Su trayectoria como profesora de Secundaria Básica, Preuniversitario y de Educación Superior, añadiendo sus responsabilidades como cuadro político en la FMC convierte a Hernández en una docente perspicaz. “Martica”, como la conocen sus alumnos, define como esencial para la instrucción política la individualidad y personalización del trabajo.

Estar a tono con la realidad que vive el país y el mundo es para ella una cuestión fundamental en el ejercicio de su labor. Asume el reto de andar con los pies y oídos sobre la tierra, como nos advierte siempre Raúl, para dar razones y argumentos convincentes para instruir a sus educandos.

“Los egresados puede transformar la realidad que les rodea, no es una ambición, porque no son momentos de quedarnos conformes. El enemigo no se detiene en su hacer subversivo y por eso los revolucionarios no podemos baja la guardia, debemos preservar el legado de Fidel”, señaló González Hernández.

Más de medio siglo después de la fundación de estas escuelas, persiste la idea del Comandante en Jefe de formar los valores del hombre  nuevo. Los mayores retos de estos tiempos son la mejor preparación a cuadros políticos y sus reservas, en el ámbito de los cambios en el país, así como la formación ideológica de la juventud, heredera de 150 años de rebeldía y compromiso.

Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *