Abrazo en Cinco Palmas

Seducidos quedan los viajeros con la belleza del montañoso paraje, el río, las aves de vistosos colores y la impronta de los habitantes del asentamiento Cinco Palmas, quienes solícitos los conducen al sitio exacto donde ocurrió el abrazo entre Fidel y Raúl, el 18 de diciembre de 1956.

Una vez en el Monumento Nacional, situado en Media Luna, Granma, cada lugareño con su estilo de narrar al visitante acerca de aquella jornada del trascendental reencuentro.

A raíz de los sucesos del cinco de diciembre en Alegría de Pío, donde tropas de la tiranía sorprenden a los 82 tripulantes del yate Granma mientras acampaban a la orilla de un cañaveral, la bisoña columna rebelde se dispersa en medio del tiroteo: tres revolucionarios mueren en el combate y 79 consiguen retirarse en 28 pequeños grupos que pasan graves vicisitudes.

Una red campesina conducida por Crescencio Pérez y Guillermo García, vinculada al Movimiento 26 de Julio por intermedio de Celia Sánchez Mandule y funciona en la zona en apoyo a los expedicionarios.

Fidel y su grupo contactan con esta y hablan con Guillermo García que informa lo sucedido.

En un cañaveral bajo una palma que de su tronco salen otras cuatro, en la finca El Salvador, de Mongo Pérez, el 18 de diciembre se reúnen los grupos de Fidely Raúl. Emocionados los hermanos se abrazan y surge el vaticinio: “Ahora sí ganamos la guerra”,  al contar los ocho hombres y siete fusiles disponibles. Entre el día siguiente y el 21 llegan Almeida, Che, Camilo, Ramiro y tres compañeros más. El 23 reciben balas, dinamita, armas, noticias y libros; a su vez envían mensajes a Celia y a Frank.

La fuerza rebelde parte el 25 rumbo a la Sierra Maestra para iniciar la guerra de liberación en las montañas extendida después a todo el país, tanto en las zonas rurales como urbanas.

Así la acción guerrillera derrota militarmente a la tiranía, provoca el colapso del régimen y toma el poder que lleva a la victoria del Primero de Enero de 1959, y al cabo de 62 años se mantiene triunfante la Revolución Cubana, la cual perdurará por siempre.

 

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *