A puro coraje contra el bloqueo

“Los atletas cubanos son los mejores del mundo”, una frase que se ha escuchado una y otra vez en los más diversos escenarios. En ocasiones no se alcanza una medalla en un evento internacional, sin embargo se consiguen superar marcas y alcanzar el mejor resultado del año.

Es una verdad conocida que los deportistas de la Mayor de las Antillas muchas veces no asisten a las justas extrafronteras en igualdad de condiciones que los exponentes de otras latitudes, y uno de los motivos fundamentales que lo provoca es el impacto del cruel bloqueo del gobierno de los Estados Unidos a Cuba por más de medio siglo.

Quizás a alguien pueda resultarle reiterativo el tema, pero mientras el injusto cerco se prolongue, es deber de todo cubano denunciarlo.

Esta añeja políticanorteamericanaafecta sin distinción a todos los sectores de la sociedad cubana y el movimiento deportivo no escapa.

La adquisición de medios e implementos, por ejemplo, se convierte en una odisea a partir de la imposibilidad de conseguirlos en el mercado de ese país,que como es conocido, posee una industria de reconocida calidad a nivel mundial para la fabricación de estos medios.

Como consecuencia, elloobliga a tener que localizarlos en naciones más distantes encareciendo sobremanera los costos, sobre todo tendiendo en cuenta la transportación.

Dichas limitaciones afectan el desarrollo de la actividad masiva en el deporte, pues la escasez obstaculiza la prácticaen las diferentes modalidades deportivas, desde la recreación hasta la última disciplina que se practica en Cuba.

Es dolorosover a los preparadores y atletas de deportes colectivos entrenar con no más de tres balones a un grupo amplio de muchachos que en la mayoría de las veces supera los 15 practicantes.

Esto indudablemente atenta contra la efectividad, pues se reduce la posibilidad de pulir de manera más eficiente los elementos técnicos en cada exponente, asimismo sucede en los deportes individuales.

Sin embargo, quienes más se resienten por este duro golpe,consecuencia de la política genocida y arbitraria de los vecinos del norte, es el deporte en la base que es donde comienza el desarrollo de nuestros atletas de forma masiva y que por consiguiente se necesitan allí mayor cantidad de medios, pues a la hora de priorizar por la poca disponibilidad, es en el alto rendimiento donde se ubican los recursos.

Para suplir estas carencias se buscan alternativas, impulsa la creatividad y estimula a la industria nacional, que aunque también sufre por el bloqueo, al menos garantiza medios para trabajar en la base.

Pero para progresar en el universo del músculo en el contexto actual, además de medios e implementos de calidad, también se necesita prosperar en la ciencia ligada al deporte, que cada día juega un papel importantísimo en esta actividad, tanto desde el punto de vista médico como a la hora de crear novedosos métodos de entrenamiento.

Sin el acceso a las tecnologías de punta es bien complejo competir a la altura de otros e imponerse en el escenario internacional y Cuba tiene en su camino obstáculos diversos, que van más allá del impedimento de poder comprar en territorio del “Tío Sam”, si no, que además se nos niega la posibilidad de obtener implementos que contengan componentes de los fabricantes norteamericanos en otros países.

En cuanto a la actividad deportiva propiamente, también es difícil concretar topes, bases de entrenamientos, competencias preparatorias e incluso eventos oficiales en suelo estadounidense por la recurrente negativa del visado, privando a ambos países de aprovechar los beneficios que proporcionarían los enfrentamientos entre las dos delegaciones.

Para ilustrar mejor lo expresado pongo a su consideración algunos ejemplos citados por Manuel Trobajo Santana, Director de Aseguramiento del INDER: “Una embarcación de vela que en el mercado norteamericano puede estar en el orden de los 6 000 dólares (USD), la tenemos que adquirir hasta los 15 000 USD. Una pelota de béisbol que se compra a unos ocho dólares cada una en Japón, aquí podía estar en seis, cuando se hablan de miles de esféricas que se utilizan en la Serie Nacional tiene un impacto en nuestra economía”.

A pesar de las limitaciones, Cuba se mantiene en la élite del deporte mundial, pues a base de sobradas dosis de coraje y entrega, nuestros atletas logran imponer su calidad en diferentes escenerios, por eso para mí y para millones, esos atletas son los mejores del mundo.

 

 

Bloqueo Deporte
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *