A punta de coraje

Casi inadvertida llega la fecha cada año, quizás opacada por la luz emancipadora de enero, de la victoria definitiva, de una Caravana que aún está en marcha.

Lo cierto es que al décimo primer día de ese mes vuelve el asombro ante una intrépida hazaña, la cual marcó uno de los aportes de esta ínsula a la  contienda iniciada el 24 de febrero de 1895. Fue, a lo mejor, fruto de la esencia martiana que inundó la finca El Abra y la Isla toda.

Llevaban el coraje como su mejor arma. Ni las cuchillas de barbero ni la mitad de tijera utilizadas por los valientes surtieron efecto. Fulminó a los guardias de aquel barco la mirada demoledora y firmeza de aquellos muchachos dispuestos a todo, algunos aún sin cumplir los 20 años.

Maceo los recibió en medio de una ya lograda invasión a Occidente que avanzaba en Pinar del Río, calificó a la expedición como la más arriesgada que ha desembarcado y elogió la corta edad de los asaltantes al balandro Margarita, ocurrido en la madrugada de aquel 11 de enero de 1896 en el embarcadero pinero del río Júcaro, motivado por el sentimiento de ver a Cuba libre del yugo colonial español.

Los audaces jóvenes, muchos de ellos deportados, lucharon en las tropas mambisas y su sangre abonó el suelo de la Patria, irrigándola del compromiso perenne de los bisoños.

Entre ellos estaban Ángel Abascal, Adolfo Vega y Valdivia, Juan Miranda y Pérez y Pedro Buides Orihuela, cuatro de los nueve expedicionarios que perdieron la vida combatiendo al lado de Maceo, mientras uno de los sobrevivientes, Plácido Hernández, alcanzó los grados de Comandante del Ejército Libertador.

El ejemplo de aquellos que sacudieron su tiempo hace 123 años está llamado a multiplicarse, porque hoy necesitamos asaltar el balandro de las ideas, poner en buenas manos la continuidad y labrar el futuro.

(*) Colaborador

 

Historia Isla de la Juventud
Colaboradores:

One Reply to “A punta de coraje

  1. En la actualidad resulta muy importante para la isla, recordar esta fecha y otras que en la historia pinera son esencia de nuestros principios patrios y eslabón indispensable en la unidad de la nación. Felicidades a Pupo por su artículo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *