A golpe de energía limpia ahorra combustible

Foto: Archivo

Hasta la fecha la Empresa Eléctrica en la Isla de la Juventud ha dejado de consumir más de mil 800 toneladas sin dejar de brindar el vital servicio

Con un significativo ahorro de combustible cerró el 2019 la Empresa Eléctrica en la Isla de la Juventud, al dejar de consumir más de mil 800 toneladas sin dejar de garantizar el vital servicio para el desarrollo social y económico del territorio.

Tal resultado, que cobra mayor trascendencia si tenemos en cuenta la compleja situación presentada por el país con los portadores energéticos debido al cerco estadounidense, ha sido posible por el empleo de las Fuentes de Energía Renovable (FER) que ya aquí se comporta al seis por ciento.

Según Ramón Duvergel Ramírez, al frente de la dirección de energía renovable y grupos electrógenos de la Empresa Eléctrica, también hasta el momento se han dejado de emitir a la atmósfera cerca de 6 000 toneladas de Dióxido de Carbono (CO2), el principal causante del efecto invernadero y como consecuencia del calentamiento global del planeta.

Informó que la energía limpia aportada representa el consumo de dos meses del sector residencial en el Municipio, lo cual constituye un aporte representativo en saludo al aniversario 61 del triunfo de la Revolución.

Para el 2020 la entidad prevé materializar dos proyectos que contribuirán al propósito de llegar al 2030 con el 30 por ciento de penetración al sistema partir del empleo de la energía renovable, uno de ellos ya está en la fase de preparación de tierra para instalar en la propia entidad una base de acumuladores que permitirá trabajar en mejores condiciones y elevar la calidad en la generación de la electricidad, lo cual se traduce no solo en un superior servicio a los clientes sino también en incremento los parques.

La Isla de la Juventud desde hace más de diez años se convirtió en un polígono en el uso de las FER con la inauguración del parque eólico Los Canarreos, al cual se sumaron posteriormente tres parques fotovoltaicos, por lo que los trabajadores laboran en pos de la eficiencia y disponibilidad de los mismos.

 

 

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *