A golpe de coraje

Innovador-1Cuando Manuel Bilbao Frómetra me dijo esa frase, comprendí de verdad cuánta tenacidad hay en este hombre que sorteando disímiles adversidades se ha mantenido como un soporte importante de la industria láctea en este territorio por más de 25 años.

 

Innovador-1

Fotos: Arturo Enamorado López

Cuando Manuel Bilbao Frómetra me dijo esa frase, comprendí de verdad cuánta tenacidad hay en este hombre que sorteando disímiles adversidades se ha mantenido como un soporte importante de la industria láctea en este territorio por más de 25 años.

Y es que como todos dicen, sin el Maestro no sé qué hubiera pasado con la recuperación del suero, la producción de quesos, la mezcla de helados y la limpieza de las cajas plásticas, en fin casi todo el funcionamiento de la fábrica.

No quiere conversar en su cuartico, donde también se aprecian sus innovaciones, como el taladro eléctrico, y prefiere caminar por los departamentos para mostrarme su obra.

“Mira –dice entusiasmado– con este equipo recuperamos más de 100 000 litros de sueros mensuales que puede servir tanto para alimento humano como animal”.

No hay un lugar por donde no pase que lo saluden con respeto y él no dejar de enseñarme los trabajos para hacer más eficiente el bombeo de la leche y el helado.

Innovador-2

“Observa –señala– la fundidora de queso, lleva 13 años trabajando y sin problemas”.

Sus innovaciones superan todas las expectativas al sobrepasar, incluso, décadas de funcionamientos que han posibilitado en los últimos diez años ahorros millonarios y por consiguiente sustituir importaciones.

Volvemos a su “cuartico”, aunque no deja de asombrarme lo realizado por este hombre que parece no tener un minuto de descanso, su preocupación constante radica en el proceso de producción, en su realización eficiente y para eso no escatima esfuerzos junto a sus compañeros.

Por eso no me quedó ninguna duda cuando al despedirme le pregunté: ¿Cómo has logrado todo eso?

Y su respuesta no se dejó esperar: “A golpe de coraje”.

Ojalá hubiera en nuestras industrias hombres como Manuel Bilbao Frómetra, mecánico industrial A, quien ha consagrado su vida a mantener una industria de gran importancia para los pineros y, además, hacer aportes para evitar que el país hiciera erogaciones millonarias en los momentos de crisis que vive el mundo.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}