90 años de combate

Como “la protectora” encontré que podría ser interpretado etimológicamente el nombre de Vilma, y mientras más leía aumentaba mi certeza de que solo ella podía llevar tal calificativo.

Muchas coincidencias existen para la apellidada Espín Guillois; a 90 años de su natalicio sigue siendo paradigma para los cubanos, en especial para las féminas, quienes la recuerdan como la eterna presidenta de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), mecanismo de adelanto para la mujer en Cuba, único de su tipo en el mundo.

Días difíciles transcurren y qué mejor momento para homenajearla y seguir su ejemplo, de enfrentar obstáculos como este de salir airosos ante la pandemia del nuevo coronavirus, ser pacientes y aportar ideas.

Aprendemos de ella cada día que, aun con la delicadeza de una mujer, se puede ser tan fuerte como un roble, pudo ser eso de lo mejor que aportó a la FMC –próxima a cumplir seis décadas el 23 de agosto– y a las mujeres cubanas, dedicadas como ella al bienestar familiar e igualdad social.

Muy joven se hizo guerrillera y combatiente de la lucha clandestina en pos del triunfo de la Revolución, tras el cual fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y de su Buró Político por años.

Para ella los peligros resultaron siempre retos a vencer y acicate, se agigantaba en empresas sin precedente, era perseverante, con miras al presente y al futuro.

Hoy las féminas luchan en un mundo diferente, donde besar y abrazar es ahora una amenaza, mas Vilma nos impulsa y motiva, lejos de la incertidumbre y el pánico, a crecernos ante la adversidad y las dificultades de un país cambiante, amenazado, bloqueado y agredido, pero en constante Revolución.

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Socioculturales en la Universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *