El mambí que fue alcalde pinero

Juan Manuel Sánchez Amat

Ejemplo de la entrega de la juventud cubana en favor de la segunda ínsula del archipiélago fue Juan Manuel Sánchez Amat, quien en 1898 es enviado a la entonces Isla de Pinos como jefe militar y defiende con energía la pertenencia del terruño a la Patria ante las amenazas de un grupo de colonos estadounidenses aquí asentados.

Sánchez Amat nace el 24 de diciembre de 1866 en Güira de Melena, en la actual provincia de Artemisa. Con 29 años se incorpora a la Guerra Necesaria iniciada por José Martí en 1895, fue capitán del regimiento escolta del general Antonio Maceo y ya con los grados de coronel llega al territorio pinero, donde el 16 de enero de 1900 es nombrado alcalde, cargo que asume con apenas 34 años de edad.

El Diario de campaña de Amat refleja que la primera carga al machete en Nueva Gerona fue en 1899, tras la cual los estadounidenses que intentaron desafiar la autoridad local con fines anexionistas tuvieron que reconocer la existencia aquí de un gobierno cubano firme y organizado.

Los sucesos que con continuidad se hacían evidentes hicieron que el General Ruíz Rivera, gobernador de La Habana, lo propusiese para alcalde. Fue escogido por unanimidad entre cuatro candidatos.

Casa natal de Sánchez Amat en Güira de Melena, hoy museo

Sánchez impidió el primer intento de anexión por parte de los norteamericanos, quienes, a través de los residentes en la Isla, exigían medios para facilitar la adquisición de tierras, según explica la museóloga Malvis Guerra Alarcón, del Museo Municipal de Historia.

Al culpársele de la quiebra del colono más empoderado un grupo de estos lo destituyen, pero Juan Manuel convoca una manifestación en el Ayuntamiento a la cual acuden unos 400 cubanos inconformes con la decisión y recupera tal responsabilidad, afirma Celia Hardi Rodríguez, directora del museo en Nueva Gerona.

Para 1901, cuando surge la amenaza de la Enmienda Platt, cuyo artículo VI anuncia que Isla de Pinos quedaba omitida de los límites de Cuba y dejaba para un futuro arreglo por Tratado la propiedad, Sánchez Amat consigue la firma de 200 residentes en apoyo a la soberanía cubana.

Le envía una carta a Tomas Estrada Palma, presidente de Cuba, donde le expresa: “…el natural y profundo sentimiento que nos causa como buenos pineros, el propósito de querer mermar el territorio de nuestra República, y la intención marcada de querer tratar a esta Isla de Pinos, eminentemente cubana…, para ser disentida en propiedad…”.

Casa natal de Sánchez Amat en Güira de Melena, hoy museo

En 1906 regresa a Güira de Melena y convoca a la recogida de firmas en apoyo del tratado de Hay-Quesada que reconocía la cubanía del territorio pinero. Muere en 1934 y le rindieron los honores militares correspondientes, según refiere Beatriz Villar Hondal, especialista de la casa natal de Juan Manuel Sánchez Amat, hoy convertida en museo.

Historia Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *